WARM UP 2019: Las tribulaciones de un madrileño en Murcia.

Heredero o reconstructor, según versiones, del extinto SOS murciano, la organización del WARM UP se ha esforzado en cubrir con múltiples actividades fuera del recinto de la FICA las horas y días previos al cuerpo principal de su festival, celebrado los pasados viernes 3 y sábado 4 de mayo. Desde estas líneas, nuestra enhorabuena por el trabajo y el criterio mostrado en salas y otros espacios.

Centrándonos en lo sucedido en el recinto festivalero, debemos destacar el excelente ambiente generado por una más que notable mezcla generacional, suceso que atribuyo tanto a lo variado de la programación como a las fechas y el lugar. Pero vayamos ya a narrar lo allí vivido:

Pulserizados sin problemas el mismo viernes, entramos a tiempo de ver la actuación de Zahara, esa eterna pizpireta que con tanto acierto se rodea de lo mejor. En esta ocasión, contemplar a Manu Cabezalí a la guitarra y a Martí Perarnau a los teclados demuestra la anterior afirmación. Muy buen show, con sus bailarinas y sus coros de eterna juventud.

Tras esta juventud estirada, es turno para la verdadera juventud, la de la esperada Amaia y su aún no clara propuesta musical. En el escenario contrapeado, pues así se suceden las actuaciones entre los dos principales, se arranca con sus temas…..y mira, pues que sí, pero que no, o no sé muy bien, pero el caso es que no me atrapó ni con lo propio ni con las versiones y marché hacia el escenario UP, el tercero, el de las sorpresas, el refugio de las promesas y de las delicias. Y allí estaban los autóctonos Claim con una más que abundante parroquia propia repartiendo sus temas pop. Divertido rato.

El turno siguiente era para unos ya consolidadísimos Carolina Durante, que vuelven a demostrar que lo suyo no es moda ni carambola. Plenos y repletos, encadenando hits que unen a dos generaciones. Y una peque-curiosidad, la colaboración de Amaia y sus circunstancias…..busquen, busquen los vídeos por las redes, que esto fue antes de lo de Axolotes Mexicanos.

Los Jesus and Mary Chain eran el plato fuerte de la jornada, y por supuesto que no defraudaron, repartieron oscuridad y sonido a propios y a extraños, dejándonos con esa sensación de brevedad que sólo los grandes te dejan en los tasadísimos tiempos festivaleros.

Les suceden los Second, ese grupo que no sabría calificar porque a priori lo tienen todo, pero que yo me desinflo con ellos a la cuarta canción. «Nos sos vos, soy yo«, dice el acertado dicho, pero bienvenida sea esa sensación si te permite descubrir en el escenario alternativo a Los Invaders, banda valenciana que nos divirtió muchísimo con su energía y ese pop electrónico hiperbailable que a ratos me recordaba a lo mejor de Estereotypo. Habrá que seguirles la pista de cerca.

Unos Two Door Cinema Club que tampoco defraudan en cuanto a ritmos bailables nos tenían atrapados en su ambiente hedonista, pero un culo inquieto tenía que ir a ver qué tal eran The Shivas (ya imagináis dónde), y en verdad os digo que es mucho más que garaje y psicodelia, son una bandaza de verdad que le tocó lidiar con la montaña sónica que llegaba hasta ellos desde el escenario principal. Ains, una pena venir de Portland para esto.

Y sumidos ya por la senda del «findefiestismo«, la energía de los 2Manydjs versión set nos mandó a casita a descansar.

El sábado y sus calles no nos permiten llegar pronto para la nueva propuesta de una siempre brillante Alondra Bentley, ya que habíamos estado disfrutando del centro capitalino y la actuación de mediodía en la plaza del Romea del siempre agradable y fiable Bigott.

Me ubico bien para contemplar con atención a La M.O.D.A. , y una reflexión libérrima me voy a permitir: si los Novedades Carminha partieron de la herencia de Golpes Bajos para construir su propio mundo, si los Carolina Durante hacen algo similar con la de Los Nikis….¿qué necesidad hay de rescatar el universo Celtas Cortos? Muy cachondo el de continuidad, dejándoles el listón bien arriba con Editors justo antes de empezar. En fin, certifico que allí muchos lo disfrutaban plenamente y que claro, eso siempre puntúa, mi enhorabuena, pero que uno se va donde siempre para ver a unos valencianos Tin Robots que muy agradecidos a los poquísimos que allí estábamos, daban lo mejor de su pop guitarrero.

Y llega para muchos de nosotros el tan deseado momento, la cota más alta del festival, los no se puede ser más grande……Teenage Fanclub, de los cuales sólo puedo decir que un sonido incomprensiblemente deficiente en la primera mitad del bolo nos privó de disfrutarlo con aún más plenitud. Colección de hits emocionales, maestría pop, alegría de vivir. Y con el vello erizado y la sonrisa tontica, vamos a ver cómo los Novedades Carminha nos despliegan su show potente y vacilón, fruto de mucho oficio e influencias sonoras. Muy curioso el detalle de su intro con el protorap «Vas a alucinar» de DNI. Ellos jugaron y ganaron, y así ganamos todos.

Llegaba el turno para el Gallagher «bueno», el que no rompe cosas, el Noel, que con sus High Flying Birds y su bandera del Manchester City F.C. bien visible desplegó sus temas propios con solidez y que guiñó menos de los que muchos querían a los eternos temas de Oasis. Si es cierto que cerró con un emocional «Stop crying your heart out» y el coro universal de todos los allí presentes con el «Don´t look back in anger» para despedirse con un «All you need is love» que nos dejó bastante picuetos. Genio y figura.

Una Casa Azul que nunca decepciona, que atrapa con su preciso set de hits pero que pocas veces sorprende, dio paso a unos veteranos Vetusta Morla que brillaron, vencieron y convencieron. Rotundo paso por el escenario, pletóricos de forma y sentido del ritmo y de la escena. Me inclino ante su show, no esperaba nada y me encontré todo.

Y como no puede ser de otra forma, a estas horas ya tocaba dedicarse al bailoteo más o menos descabalado, con unos Miss Caffeina que siguen ubicados en los primeros puestos del divertimento patrio, y tras los que vino un Tiga que sonaba demasiado atronador para lo que quedaba de nosotros. Ea, un pis y a la cama.

Resumiendo, que es gerundio:

Lo mejor: el ambiente, que la cerveza merezca tal nombre, vibrar con Teenage Fanclub y con Vetusta Morla.

Lo peor: el recinto (se hace algo hostil por sus limitaciones), el sonido regulero demasiadas veces y que llega a niveles infumables al invadir el espacio del escenario pequeño.

Jose Alberto Sanchez Lamata

 

 

 

 

 

Share

Tags:

 

About the author

More posts by

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment