La maestría de Kristin Hersh abruma en el Minifestival de Música Independent de Barcelona (9/2/19)

Después de confeccionar durante 24 años un cartel que ha sabido combinar artistas de referencia, o de culto, con grupos emergentes mediante un presupuesto limitado y con un precio de las entradas apto para todos los bolsillos, los organizadores deben sentirse más que satisfechos por el buen nivel de los grupos programados de esta edición, principalmente de una Kristin Hersh deslumbrante, después de más de una década sin actuar en solitario.

Abrieron el grupo catalán Estruç que convencieron con sus guitarras crudas y sus variaciones de ritmo. Acto seguido los jovencísimos americanos Free Cake For Every Creature crearon pequeñas y preciosas canciones de pop lo-fi, algunas sin superar los dos minutos, que nos condujo al indie de los 90, que hoy suena más anacrónico que nunca, a tenor de los ritmos urbanos que invaden cualquier metro cuadrado. Por suerte, el minifestival sigue siempre fiel a sus principios y sus sus señas de identidad son inviolables.

Posteriormente al amateurismo mágico de los de Filadelfia, el grupo inglés Night Flowers con su líder Sophia Pettit descalza y eternamente feliz, hizo suyo al numeroso público congregado. Y aunque sonaron más deshilachados que sus predecesores, todos sucumbimos al hechizo de su cantante, aunque algunas canciones parecían descartes de canciones de Beach House.

Cuando apareció Kristin Hersh, ex Throwing Muses junto con Tanya Donelly, se impuso el silencio y la devoción. Con su guitarra y su incomparable y cruda voz, demostró sin apenas pestañear su grandeza compositiva y sus tablas en el escenario. Fijando su mirada en un punto fijo, totalmente abstraída cuando su voz rugía, empezó con “Krait” de su álbum “Crooked” (2010). Luego interpretó “Cuckoo” de su primer disco en solitario para encauzar “You cage” del álbum “The Fat Skier” (1987) de Throwing Muses. Del grupo de culto también recupero “Sunray Venus”, “City of the dead” y “Freesia”. Intensas también sonaron “Deep Wilson”, “Your dirty answer” y “Sno Cat» de “The Grotto” (2003). No hacía falta bis. Abrumadora lección.

Para terminar, se programó al grupo madrileño Cariño, pop efusivo con acento punk y letras sin complejos con temas estrella como “Mierda seca” y “Bisexual”.

El año que viene celebraran un cuarto de siglo. En época de cebollas catalanas habría que llevar a cabo, como mínimo, una calçotada colaborativa previa a los conciertos para celebrar semejante efeméride.

 

Òscar Blanch.

Fotogtrafías Meritxell Rosell.

 

 

 

 

 

 

Share

Tags:

 

About the author

More posts by

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment