Johnny Marr; la luz que sigue brillando con fuerza. (Madrid, Sala But 21/11/18)

Son las nueve en punto de la noche cuando aparecen en escena. La sala está repleta y no son pocos los que han llegado a la carrera, problemas de un miércoles metropolitano que ya es de invierno.

La banda viste de negro: batería y guitarra van abotonados hasta el cuello, pero el bajista porta lo que parece un cuello Mao. ¿Detalle diferenciador o prisa mortal? Qué más da, ya no hay opción para pensar en ellos pues nuestros ojos ya no se van a apartar de él, he´s the star tonight. Johnny Marr lleva una camisa estampada con tonos tierra y granate y luce su característico melenón-casco con mechón lateral. Es él, es inconfundible y ya ocupa su lugar.

Con un sonido realmente contundente comienzan la presentación del nuevo y excelentemente valorado “Call the Comet” (New Voodoo/ Warner Bros 2018) mientras nos preguntamos cuántas van a caer de discos y aventuras anteriores y, sobre todo, cuanto de revival The Smiths viviremos esta noche. Al fin y al cabo, de su letra y púa también salieron nuestros himnos de juventud, y la media de los congregados nos delata.

A la más que meritoria “Hi Hello” del presente álbum le sucede “The Headmaster Ritual“; venga, que ya tenemos The Smiths en vena y el público la reconoce y estalla. Se veía venir. Pero no sólo vamos a disfrutar de unas guitarras afiladísimas montadas sobre una precisa base rítmica, también tendremos nuestra ración de teclados e incluso un juego a tres voces con “Walk into the sea”, así como con una preciosa interpretación de “Getting away with it“, de Electronic, aquel bello experimento que montó en los 90 con Bernard Sumner, sí, el de New Order.

Los focos siguen prácticamente en exclusiva sobre él, que se gusta y que disfruta, que amaga y se retira, que se luce y hasta posa cual ángel en la propia “Hey Angel“. Pero serán unos teclados de intro para el rasgueo de “Last night I dreamt somebody loved me” los que vuelvan a crear la conmoción en la sala: The Smiths golpean de nuevo.

Llega el momento de disculparse por su casi nulo español, de bromear con el personal arrancándose brevemente con el “Fly like an eagle” de Seal para volver a meternos en el pasado con “Get the message” de Electronic. Está claro, Johnny no puede ya parar pues nos tiene en sus manos y sigue surfeando con nosotros. Nos presenta a la banda y se permite subir, o bajar la intensidad a voluntad, pasando de tocar “Easy money”, de su anterior álbum “Playland” (2014), a poner los amplis a tope con “How soon is now?”, más ceremonia The Smiths.

Son ya las 22:15, nadie quiere que esto acabe y ellos se retiran brevemente para rematar con la secuencia de “Ride” más “Bug” del actual “Call the Comet” con la imborrable oda pop de “There is a light that never goes out“. Es el delirio en la sala, ¿se puede hacer algo más a continuación de esta maravilla? Lo sabe, sólo queda despedirse afectuosamente y prepararnos para la salida con “You just haven’t earned it yet baby“, la ración final de The Smiths.

¿Dónde está la línea que separa lo nuevo de lo viejo, de anteriores a actuales proyectos? ¿Y si resultase que no la hay?

 

José Alberto Sánchez Lamata.

 

 

 

 

Share

Tags:

 

About the author

More posts by

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment