Joan As Police Woman (Sala El Sol, Madrid 5/11/2018).

La presencia en escena de Joan Wasser es, ha sido, y apostamos a que va a ser siempre impactante. Deseada por todas las orientaciones, luciendo una estupenda forma física y estando realmente llamativa con ese look compuesto de mono y botas altas, algo cercano a Xena princesa guerrera, podemos certificar que a la artísticamente conocida como Joan As Police Woman le va de serie epatar en las distancias cortas. Mujer de azarosa vida (les sugiero busquen y encuentren), la puesta en escena ya anunciaba que íbamos a presenciar un evento singular, toda una ceremonia emocional.

Con el pertinente luces fuera, quedan visibles el logo y la ambientación de #momentosalhambra, que para algo son los responsables de su presencia en Madrid, y nos sorprende que la banda se ubique de tan peculiar manera sobre el escenario. A saber: Joan en su posición de front-woman, bajista a su derecha, teclista a su izquierda…..pero es que el baterista está en el rincón izquierdo del escenario, primer plano, ahí medio de lado, medio de espaldas a la audiencia. Fenómeno curioso cuando menos, aunque lo encuentro muy didáctico, a lo Whiplash.

Su arranque con una intensa versión a medio tiempo de su afamado “Eternal Flame nos anuncia que la intuida ceremonia ya había empezado, y así nos va a ir desgranando poco a poco su reciente “Damned devotion” (PIAS 2018) mientras alterna los sintes en los que se apoya la sonoridad de este álbum con la guitarra eléctrica. Encomiable su capacidad de conmutar la garra en su interpretación con la simpatía con la que se dirige a una sala Sol a medio llenar. Muy cuidadosa con su banda, mimando con gestos y miradas a sus miembros; una banda que merece dicho nombre pues lucieron en todo momento con un empaque excepcional. Destacable esa excelente base rítmica, voy a recordarles mucho tiempo; maravillosas segundas voces, una delicia.

Y como sucede con los vinos buenos, copa a copa llegamos sin darnos cuenta al fin de la botella, han sido unos ochenta minutos de concierto con sorpresa final: por si no tuviese suficiente repertorio en álbumes propios y ajenos, nos regala una exquisita versión del “Kiss” de Prince para que salgamos a la fría noche con una sonrisa y esa promesa de buscar la magia reflejada en nuestros ojos. “Gracias, nos habéis hecho felices.”

 

José Alberto Sánchez Lamata

 

 

 

 

No related content found.

Share

Tags:

 

About the author

More posts by

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment