El pop paisajista de Conner Youngblood (Sidecar, Barcelona 29/10/18).

El multi-instrumentista americano de 28 años debuta de la mano de Counter Records con “Cheyenne”, con unas canciones emotivas y apacibles grabadas, según él, con al menos 30 instrumentos, con capas de sonido que incluyen harpa, acordeón, guitarras, bongos, etc. El cantante que fue telonero de Milky Chance el marzo pasado ha sido el último escogido por los votantes de la plataforma Cooncert, promotora que cumple, si es posible, los sueños húmedos de muchos melómanos.

Acompañado por un bajista y un baterista y rodeado de dos micros y una gran cantidad de pedales y procesadores de voz, el músico ofreció un concierto trabajado en su ejecución, con melodías ambient- folk y pop contemplativas que nos transportaron a espacios naturales y montañosos, a pesar de que al cantante le falta más brío e intensidad escénica. No siempre viste bien tanta fragilidad. No es menos cierto que muchas de las canciones del disco nos retrotraen excesivamente a las composiciones y tonos de Bon Iver, y en odiosa comparación, Conner Youngblood palidece irremediablemente. Pero temas como “Los Angeles”, “Cheyenne”, “The birds of Finland”, o “Pizza body”, y sus notas al saxo, guitarra acústica, teclado, e incluso su voz emulando una trompeta, compensaron la propuesta. También su look de pelo afro, con camiseta rota y bambas entretuvo, como su despedida, un “Gràcies per venir i bona nit macos!”, generando algo más que un suspiro a muchos de los presentes.

 

Crónica Òscar Blanch.

Fotografías Meritxell Rosell.

 

 

 

 

 

Share

Tags:

 

About the author

More posts by

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment