Los Planetas; “Zona Temporalmente Autónoma” (El Volcán Música/ El Ejército Rojo, 2017)

LosPlanetasZTAPor ir deprisa y no andar con movidas. Esperar que el último disco de Los Planetas te deje tiritando en una silla, que sea ese disco que estés dándole vuelta y vuelta a cada momento, que tenga esas canciones que estás tarareando de manera perpetua en el momento menos apropiado o en el momento más indicado, esperar que todo eso pase con el último disco de Los Planetas, es de ser… Bueno. A todos nos pasa.

Zona Temporalmente Autónoma” (El Volcán Música/ El Ejército Rojo, marzo 2017) es un disco al que acercarse poco a poco, despacito, con mucha precaución. “Islamabad“. El disco se abre con una canción que genera debate porque parece influida por el Trap, una suerte de rap de jóvenes que se me escapa. No le veo la influencia o el fraseo, veo que Jota canta más o menos como siempre. Que la canción es buena, qué narices, es muy buena, que el mensaje llega y te pone ahí, pero que le sobra eso de los paraísos fiscales. No por nada, es que parece que no pega ahí. Que lo podrían haber dicho de otra manera. Pero la canción, la canción es una pasada. Si hay una manera de empezar es esa. Como cuando han empezado los últimos conciertos que yo he visto con el canto del muecín o Los Profetas.
Decir que, desde la primera canción suena todo bastante limpio, cristalino. A cristal. A transparente. Quiere parecer oscuro, pero es todo como azul clarito. Muy clarito.
Y por ir a por faena, hay canciones que sí, y otras que ya está. Que a veces uno parece que ya no le sorprende eso del uso de giros flamencos, de frases del flamenco de toda la vida, con el rock espacial de fondo. Que lo que me dejó vuelto del revés con “La leyenda del espacio“, y con muchas canciones de “Una Ópera Egipcia“, aquí me cuesta más encontrarlo. Pero ahora estoy escuchando la de “Una Cruz A Cuestas” y me vuelvo a acordar de Granada y de todo lo que es Granada. Y así no puede uno salir del bucle jamás.
Si cada vez que uno escucha un disco de los Planetas se va a acordar de Granada, mal. Hay una enfermera en el hospital que es de Granada. Mira que hay buena gente en el hospital, que el personal es cojonudo, jaenero a tope, pero esa mujer que es de Granada, parece que te habla y es otra cosa. Joder. Pues eso son los putos Planetas, que incluso haciendo las cosas medio regular, tienen ese punto en el que te hacen acordarte de algo, de algo de Granada, por ejemplo, y zas.
Y eso, que seguimos empeñados en hacer cosas de los Spacemen 3 con aire flamenco. Y a veces sale, a veces no sale. Miento. Sale, pero no sorprende y no pasa nada. Lo curioso es que cando ya no lo intentan, cuando intentan hacer algo ‘normal’, ya no me interesa. Hay canciones en este disco que no me interesan. Por eso hablaré de las que me interesan.
Islamabad“, ya la teníamos. Mira, me ha pillado en un momentillo ahí, justete. Yo pensaba que iban a ser menos. “Soleá“, bien. “La Seguiriya de los 107 faunos“, bien también. De ahí vamos a ir saltando hasta “Ijtihad“, que me mola un huevo. Porque la primera parte es una de los Pixies con un rollo entre los Brian Jonestown Massacre y lo que te dije. Que me mola un huevo. Ijtihad. “Hermanita ven conmigo, y le dices a tu padre que soy tu primo. Hermanita de mi alma“. En serio. Mira que tampoco es la gran canción de Los Planetas, pero qué narices.
Lo jodido es que detrás viene la de “Espíritu Olímpico” a la que le pasa lo mismo. Que es una canción que ya parece que has escuchado mil veces y te pasa otra vez. “Gitana si me quisieras, te compraría en Granada la mejor cueva que hubiera“. Y a la mierda todo. Y me imagino con el Abel y mi broder en el concierto, y con la Pepa, y Granada, y todo lo que es Granada. Y ya estamos. Mierda todo. Ya.
De ahí vamos saltando a canciones más o menos que no hasta “Guitarra Roja” que tiene todo lo que tiene Islamabad pero sin lo de los paraísos fiscales. Qué canción Guitarra Roja. “Guitarra libertaria y redentora“. No sé qué más hay que decir.
No me compréis este disco. O sí. No es el disco que nos cambió la vida aquella vez. El de la semana en el motor del autobús o el de la leyenda del espacio. No, no lo es. Pero oye, si quieres pedir resultados hazte accionista de la Volkswagen.

 

Antonio Molina.

 

 

  

Share

Tags:

 

About the author

More posts by

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment