ELORA: diario de una banda barcelonesa en USA (IV)

Elora301Jueves 22 de octubre 2015.

Compramos 10 dvds por 10$ en un Pawn Shop (tienda de segunda mano). Así estaremos bien entretenidos durante los próximos diez días en la furgo. Desayunamos tacos y burritos y vamos rumbo a Greenville, en Carolina del Sur. Hace sol, parece verano.
Llegamos a un Motel 6 en Simpsonville y descansamos unas horas. Por la noche concierto en la Radio Room de Greenville, sala/pub con billar en medio y poca iluminación. El gestor es un tipo que dice haber asistido a 68 conciertos de los Kiss. Adivinar de qué banda lleva la camiseta.
Por primera vez nos piden hacer prueba de sonido. Un micro en el bombo y dos para las voces. Sonamos cañeros y dos chicos al acabar se acercan a felicitarnos. También el técnico de sala se hace fan nuestro y compra camiseta y cd. Después de nosotros toca la peor banda que hemos visto hasta el momento. Cuarteto con un cantante que a ratos intenta imitar a Michael Jackson (lleva sus típicos pantalones negros con rayas brillantes a los lados), a ratos Korn y a ratos Britney Spears… Flipamos un buen rato con sus movimientos. El tercer grupo hacen una mezcla de prog y grunge, suenan muy contundentes y perfectos, sobretodo el batería.
Antes de volver al hotel nos paramos en un súper abierto 24 horas y allí encontramos galletas oreo sabor menta y calabaza, patatas con forma de pretzels, Pringles sabor pizza, chips sabor kebab, sándwich de pastrami, Lays con sabor a galleta, cervezas sabor chocolate y cacahuete, patatas sabor a macarrones con queso y bacon… Todo un enorme circo culinario, perfecta metáfora de los EEUU.

elora302

Viernes 23/10.
Dormimos hasta tarde y nos metemos un desayuno muy bestia típicamente americano: tres pancakes con mantequilla y sirope, tres huevos, patatas, bacon. Con eso tenemos gasolina para todo el día. Vemos “Lost in Translation” en la furgoneta y se nos pone a todos una carita de bobos románticos. Justo acaba la peli y llegamos al Motel 6 en Charlotte. Fuera es verano, 27°.
Llegamos a la sala sin saber que el concierto se había cancelado. Un parón no viene mal, pero hubiéramos preferido tocar hoy también. Nos invitan a cervezas, hacemos amigos y buenos contactos.

Sábado 24/10.
Rumbo a Knoxville en Tennesse vemos la peli de los Doors. Fuera el paisaje es muy chulo, Montes Apalaches, arboles de colores naranja amarillo rojo y verde. Y de nuevo a un Motel 6.
En la sala Preservation de Knoxville nos cuidan muy bien, tenemos bebidas y comida gratis. Es una sala enorme de tres plantas con un escenario en cada una. Tocamos en la segunda planta. Un señor antes de empezar nos pide firmarle una foto nuestra que el mismo se ha impreso desde nuestro facebook. Nos piden tocar más tiempo de lo normal, así que improvisamos mucho y nos reímos con el público. Nos damos cuenta que tenemos realmente mucha suerte de ir con los dos Dave, nos dan mucha seguridad y ánimos y hacen que podamos dedicarnos solo a tocar. De hecho, algo pasa con el gestor de la sala por haber empezado a tocar 30 minutos tarde, siguiendo la sugerencia del técnico de sonido, y pedir el dinero prometido. El tipo se cabrea. Dave manager se encara a él y nos pide esperarnos en la calle. Salimos por la salida trasera que da a un típico callejón de película. Llueve. Primera trifulca de la gira. Todo bien. Seguimos vivos y hemos cobrado lo prometido. ¡Grande Dave!

Domingo 25/10.
Nos comunican que se cancela el concierto en Birmingham, Alabama. Así que vamos directos rumbo a Nashville. Le tengo muchísimas ganas ya que hace tres años estuve a punto de ir para hacer un curso. En la furgoneta vemos “Weird Science”, “La Mujer Explosiva”, peliculón chorra años 80, recuerdos de adolescencia.
Llegamos a Nashville y damos una vuelta por el Music Row. Parece el barrio rojo de Amsterdam pero con músicos en cambio de prostitutas, muy a saco. Acabamos realmente muy saturados de tanto country.

Lunes 26/10.

Por la mañana aprovechamos para visitar otras zonas de Nashville. Vamos a la tienda de George Gruhn, un abuelito mítico por ser el diseñador de las guitarras Guild y tener una sección de guitarras Fender muy selecta. Eric Clapton, Slash y Steven Seagal están entre sus clientes. Sí, el actor Steven Seagal es el mayor coleccionista de Fender Stratocaster del planeta. Dave nos hace pasar por un famoso grupo español así que el mismísimo George, extremadamente disponible, nos enseña la planta con los talleres y su despacho privado. Entre modelos de guitarras Guild y Fender nunca salidas al mercado nos enseña sus gatos y su pequeño zoo de reptiles. Una boa constrictor, una pitona albina, iguanas y lagartos gigantes. Él coge con total tranquilidad una serpiente enorme y nos la enseña de cerca. Yo cojo entre mis manos una Gibson Les Paul del 58: la venden por 52000$.

elora306Luego vamos a la tienda de Third Man Records y por 15$ nuestro bajista Dani canta y graba una canción suya en vinilo. Por la noche tocamos en el Springwater Supper Club, un sitio conocido por ser uno de los históricos en Nashville y porque el grupo The Black Keys rodaron allí el videoclip de “Little Black Submarines“. Es lunes, no hay mucha gente, pero vendemos camisetas, cds, y hacemos muy buenas migas con los grupos que tocan antes y después de nosotros. Un dúo rockero local y un trio de Indiana típicamente indie americano 90’s con los que nos quedamos a hablar un buen rato. Ellos tienen sus trabajos, pero se han montado una gira por aquí de tres meses sin parar.

elora303Fuera llueve, no para de llover.

 

 

Share

Tags:

 

About the author

More posts by

 

1 Comments

  1. […] Lee aquí la parte 1 del diario de gira Lee aquí la parte 2 del diario gira Lee aquí la parte 3 […]

Leave a Comment