Calella RockFest (10/11 octubre 2015)

El Rock en sus diversas variantes, hard rock, sleazy, blues rock, rock’n’roll, protagonista de la tercera edición del festival. La asistencia fue bastante superior el domingo, seguramente por la presencia de Glenn Hughes, que la del sábado y algo mejor que la de anteriores ediciones. Musicalmente los triunfadores fueron Dan Baird el sábado y el citado Hughes, The Quireboys y Jared James Nichols el domingo.

The Quireboys copia

 

SÁBADO 10

Albany Down: los londinenses abrieron la jornada con su hard rock con raíces en el rock blues de los 70. Con una estética convencional para la escena a la que pertenecen y con dos discos en el mercado, el segundo “Not Over Yet” de 2013, en su pase, del que solo pude ver los últimos 30 minutos, demostraron buenas maneras en especial el cantante Paul Muir, y el guitarrista Paul Turley sacando chispas de su Fender y luciéndose con el dedal. A la batería Donna Peters, la única fémina de los grupos del festival.

House Of X: la banda está formada por ex componentes no originales de UFO, Michael Schenker Group y de Phil Linnot’s Grand Slam entre otros. Con el argentino Danny Peyronel como vocalista y maestro de ceremonias y el guitarrista Laurence Archer desgranando riffs y y solos con su flying V, su show fue correcto pero previsible. Entre los temas de su hard rock cercano al heavy (la línea divisoria a veces es muy tenue) destacaron temas propios como “No More Tequila” y temas de UFO como “Rock Bottom” y “Doctor,Doctor” que sonó en el bis.

Dan Baird & Homenade Sin: fueron los triunfadores de la noche con su rock americano, el poderío vocal de Dan y la destreza a la guitarra del propio Dan y especialmente de Warren P. Hodges (Jason & The Scorches) que con sus incendiarios duelos enardecieron a los presentes. Durante 90 minutos interpretaron temas de Georgia Satellites como “Keep Your Hands To Yourself” y “Open All Night” y propios, entusiasmando con su rock’n’roll y sus medios tiempos con aromas de Neil Young.

Dan Baird copia

Junkyard: con pose entre punk y hardcore más que sleazy, el grupo de Los Angeles, con David Roach al frente, dieron un concierto enérgico y acelerado, con sonido compacto aunque demasiado metálico y lineal. Durante 65 minutos, incluido un breve bis en el que sonó “Nice Boys“ de Rose Tatoo, repasaron temas de su cosecha como el “Life Sentence” y ”Hollywood“, propiciando instantes de pogo y descontrol.

DOMINGO 11

Jared James Nichols: precedido por La Banda del Yuyu, de los que solo pude ver su despedida, Jared en formato de power trio, ejerció de guitar hero desde los primeros trallazos de su Gibson negra, bien secundado por Erik Sandin al bajo y coros y Dennis Holm a la batería. Rock blues electrizante desde los iniciales “Blackfoot“ y “Get Down” a “Can You Feel It “ y las versiones de “Rock&Roll Hoochie Koo” (Rick Derringer), «Come On Kitchen” (Robert Johnson) y “Mississippi Queen“ (Mountain) con la que cerró su breve pero intenso set de unos 50 minutos.

Glenn Hughes: también en trio con Glenn a la voz y el bajo, Doug Aldrich a la guitarra y un fornido batería, nos hicieron retroceder en el tiempo con sus reinterpretaciones de “Stormbringer“ la extensa “Mistreated” y “Burn”(esta en el bis) de su paso por Deep Purple, donde suplió a Roger Glover en la conocida como MK3 de la banda. Fueron los temas más celebrados de su dilatado set de casi dos horas. No se olvidó de su etapa reciente como miembro de Black Country Comunion con la que visitó el Azkena Rock festival, de los que rescató “One Last Soul“ y “Black Country“. Conserva el poderío vocal, prodigándose en los falsetes, y demostró sus facultades en la pulsión del bajo, bien secundado por el guitarrista Doug Aldrich.

Glen Hughes copia

The Quireboys: perfecto cierre de la jornada y del festival con unos Quireboys, con Spike al frente con su característico pañuelo en la frente y su voz cazallosa. Desde su inicio con “Black Mariah”, que introdujo al grito de “This is rock’n’roll“, no paró de agitar a los presentes, bien arropado por la guitarras y teclado. “Rose &Rings”, ”Mona Lisa Smiles”, la coreada ”Hey You” sonaron, entre otras, en un set rollingstoniano que despidió en el bis con la balada “I Don’t Love You Anymore” y el fin de fiesta de “Sex Party”. Quizás se repitió algo en las presentaciones de músicos y su comentarios, pero fue uno de los conciertos destacados y un buen cierre para esta edición.

 

 

Joan Corbera.

Fotografías Sergi Fornols.

 

Share

Tags:

 

About the author

More posts by

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment