Marianne Faithfull: la musa del rock (Palau de la música, Barcelona 9/12/14)

DSC_0048Cumplir 50 años en la música da para organizar una gira a lo Bob Dylan, interplanetaria y sin fecha de caducidad. Pero Marianne Faithfull no está para tantos trotes; prefiere actuar en pocas ciudades europeas para volver con rapidez a su residencia en Paris, donde ha encontrado estabilidad lejos de su odiada Londres, que sigue siendo según ella la ciudad mas maleducada del planeta. La cantante que ha sobrevivido a ella misma (adicciones, vagabundeo, procesos largos de rehabilitación), y a su mito y leyenda (un proceso de resurrección doloroso no exento de pura fascinación) , sigue perpetuando su estatus icónico a cada paso discográfico, con la certeza, que  sigue siendo la gran dama del rock, venerada y respetada por toda la profesión. Con 67 años a sus espaldas y tras una rotura de cadera el pasado mayo en Grecia, la cantante festeja su medio siglo musical presentado su nuevo trabajo “Give my love to London”, más rock, turbulento, y visceral que sus antecesores. La musa sigue inspirando colaboraciones de maestros como Nick Cave, Leonard Cohen, Steve Earle o Roger Waters, y traza nuevas amistades con nuevos artistas como Anna Calvi.

En su concierto en el Palau barcelonés mostró simpatía y calidez, aunque físicamente padece problemas de movilidad a raíz de su accidente. Apoyada en un bastón, pudo cantar de pie en algunas emblemáticas canciones. Uno de los momentos mágicos e hilarantes fue cuando nos confesó que había dejado de fumar inhalando profundas caladas de un cigarro electrónico. Su cansancio fue evidente cuando casi al final de su concierto llamó a su asistente para medicarse con un par de analgésicos para paliar su dolor. Absolutamente conmovedor.

Respaldada por cuatro excepcionales músicos (guitarra, bajo, batería y teclista) repasó los hallazgos de su reciente álbum como “Sparrows will sing” (Roger Waters), “Falling back” (Anna Calvi), la demoledora “Mother wolf”, ”Late victorian holocaust” (Nick Cave), o el cover “The Price of love” de The Everly Brothers. De su  emblemático “Broken english”(1979) rescató las muy celebradas “Witches’s song”, “Broken english” y el cover de Shel Silverstein “The ballad of Lucy Jordan”. Por supuesto, no faltó el single de su vida “As tears go by” compuesta por Mick Jagger y Keith Richards en 1964, que sigue poniendo los pelos como escarpias, por su indudable calidad pero sobretodo por el significado existencial para una Marianne Faithfull que aúlla más que nunca con su voz rota, áspera y cruda. Para el final dos joyas: el melancólico tema de Angelo Baladamenti “Who will take your dreams away” y “Last song” del excelente disco “Before the poison” (2004).

DSC_0043RPúblico en pie y ovación de despedida para un icono del rock que merece el máximo de los respetos, a pesar de que hoy en día, por edad y por salud, no alcanza la plenitud artística de tiempos pretéritos. Aún así, sus recitales siguen generando un impacto y una emoción difíciles de olvidar. Larga vida a la musa.

 

Òscar Blanch.

Fotografías Meritxell Rosell.

 

 

Share

Tags:

 

About the author

More posts by

 

1 Comments

  1. bodibill dice:

    Llevaba tiempo sin entrar en vuestra web y como siempre es un placer leer los reviews de O.Blanch,
    he estado en el Palau de la Música viendo a M.Faitfhfull y suscribo tus palabras Oscar B..
    Deberías prodigarte un poco mas con la escritura.
    de paso dejo caer este comentario: que frio y apático es el público barcelonés!

Leave a Comment