Los mejores discos del año según: Carlos Conesa (director del BAM)

CarlesCarbonellEl barcelonés Carlos Conesa lleva toda su vida involucrado en proyectos musicales, su currículum está ligado a las mejores promotoras catalanas. Formó parte de Houston Party y Cap-Cap Produccions en sus inicios, y es conocido en los últimos tiempos por su étapa en la sala Apolo y el alabado festival BAM (Barcelona Acció Musical) del cual es el actual director artístico. De exquisito gusto musical, es todo un honor tener sus listas en nuestra página. Esta ha sido su elección:

— DISCOS NACIONALES —

1. Oso Leone – «Mokragora».

Un disco exquisito y, aunque parezca una obviedad, muy musical en el que la voz es un instrumento más y los silencios se escuchan. Evocador, hipnótico e incluso bailable por momentos. Ecos de los últimos Talk Talk, Grizzly Bear, Junip o Efterklang pero con un toque singular y mediterráneo.

2. Animic – «Hannibal».

Un disco valiente, honesto y muy emocional de un grupo que responde a esos mismos calificativos. Rozan la excelencia y suenan más a banda que nunca. Crudo, combativo y muy actual: «Aim your guns, war has come».

3. Betunizer – «Gran Veta». En manos de los valencianos, el post-hardcore y el rock poliédrico parece un juego de niños. Virtuosismo sin ostentación, imaginación y un pulso urgente contagioso y vigorizante. Mención especial para las letras de Jose Guerrero, entre lo primario y lo surrealista.

4. El Petit de Cal Eril – «La Figura del Buit».

La genialidad de Joan Pons es tan evidente que a veces se puede dar por sentada. Canciones que de tan inmediatas parecen fáciles pero que esconden un talento inmenso y un universo muy particular.

5. El Último Vecino – «El Último Vecino».

Electro-pop que suena a muchas cosas (tanto de fuera como de aquí) pero que destila una personalidad propia muy cautivadora. Pocos discos de debut puede presumir de ofrecer una colección de canciones tan sólida como esta. Baja fidelidad de altos vuelos.

— DISCOS INTERNACIONALES —

1. Julia Holter – «Loud City Song».

Las sensaciones que me ha provocado la escucha de esta obra maestra no pueden describirse con palabras. Si acaso, he sentido algo parecido a lo que se conoce como Síndrome de Stendhal, tal es su belleza y excelencia. Sublime.

2. James Blake – «Overgrown».

Un disco que no entendí a la primera escucha y que ahora disfruto con asombro y fascinación. Una voz frágil y en cierto modo inquietante que flota sobre un manto de teclados, texturas y bases electrónicas. Soul blanco del futuro, hoy.

3. Future Of The Left – «How to Stop Your Brain In An Accident».

Queens Of The Stone Age jamás los llevarán de teloneros porque quedarían en evidencia. Rock heterodoxo, riffs pesados y una voz que escupe ironía e inconformismo. Mi banda favorita en la actualidad.

4. Nick Cave & The Bad Seeds – «Push The Sky Away».

Según un buen amigo, éste es el disco que gusta a los que no son fans de Nick Cave. Era mi caso. Tal vez sea por el mayor protagonismo de Warren Ellis que le otorga cierto aire de banda sonora, pero qué más da, a mí me ha servido para ver la luz por fin.

5. Mac DeMarco – «2»

Aunque el disco se publicó en 2012 fue en la pasada edición del Primavera Sound donde descubrí a esta especie de hijo bastardo de Jonathan Richman y sus canciones de pop pluscuamperfecto que son un soplo de aire fresco. Mi nuevo héroe.

Share

Tags:

 

About the author

More posts by

 

1 Comments

  1. zacecizozú dice:

    pero qué buen gusto tiene usted!
    cent per cent d’acord

Leave a Comment