La genialidad de Sam Amidon, BeCool (Barcelona 11/11/13)

DSC_0433A menudo, uno debería verse obligado a realizar actos de reverencia tales como la genuflexión, ejercicio litúrgico y solemne donde se dobla una o ambas rodillas y se inclina la cabeza como señal de respeto y adoración. El cantante americano Sam Amidon debería haber sido obsequiado con semejante tributo al finalizar su concierto en la sala BeCool, a pesar del paupérrimo público congregado. Es una auténtica lástima que artistas de tal calibre sean recibidos con tanta frialdad en nuestro país.

Sin título-1El chico de Vermont atesora, sobretodo en directo, un talento innato para reinterpretar a su manera la música tradicional americana, donde fusiona folk, rock o country con una facilidad pasmosa. Con su guitarra, banjo y violín y arropado en ésta ocasión por un músico polivalente a la batería, bajo y teclado, Sam Amidon repasó parte de su mejor repertorio versionándose a sí mismo y alejándose de las tomas pulcras de sus discos, mediante alocados juegos vocales, introduciendo sonoridades propias de una jam session, realizando fugas melódicas impredecibles, e incluso reproduciendo la trompeta de Chet Baker mediante su prodigiosa voz. Grandes pequeños ejemplos de la sabia relectura que necesita realizar de sus canciones y con el propósito, claro está, de reinventarse a cada concierto. Su objetivo es combatir la linealidad, romper la convencionalidad del género americana y transmitir de forma mágica y absorbente su personal visión sobre este genero. De esta forma, temas como “As I Roved As”, “My Old Friend” o “He’s Taken My Feet” cayeron como agua bendita, al igual que el rescate desgarrador de “Little Johnny Brown”, de su mejor disco “All Is Well”.

En definitiva solo cabe esperar, en un mundo utópico, ver algún día a Sam Amidon interpretando su música rodeado de una holgada banda, o en su defecto, volver a disfrutarlo acompañadode sus mentores Nico Muhly yValgeir Sigurdsson (fundadores del sello islandés Bedroom Community), en esa experiencia sonora única que fue la gira colectiva con Ben Frost bajo el nombre de “Whale Watching Tour”, y que un servidor tuvo la gran suerte de presenciar en el 2006 en La Casa Encendida de Madrid.

Mientras tanto, promotoras como Déjà Vu y Houston Party, seguramente la mejor promotora musical del país, seguirán confiando plenamente en él, aunque el público español, mayoritariamente, siga escuchando un recopilatorio de Manolo Escobar.

Òscar Blanch.

Fotografías Meritxell Rosell.

 

Share

Tags:

 

About the author

More posts by

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment