La consagración de FOALS (Razzmatazz 27/10/13 )

PORTADASold Out” son palabras mayores. En los últimos tiempos, como cabe esperar con la que truena, vemos en muy contadas ocasiones el letrero “no hay entradas”, sea en Barcelona, o en otras ciudades españolas. Así, en ésta ocasión, pasamos de la inicialmente prevista sala Apolo a la más espaciosa sala Razzmatazz en un parpadeo, para sorpresa de una promotora, Live Nation, que ha sabido programar éste concierto, única parada en España después  del exitoso pase en el Dcode de Madrid, en el momento clave para el grupo inglés FOALS. Y es que sus componentes podrían alzarse de aquí a pocos días con el prestigioso Mercury Prize, en el que no parten como favoritos (las apuestas los sitúan por detrás de Disclosure y  David Bowie), pero que después de ver como se desenvuelven en directo y con su actual capacidad de convocatoria, no sería de extrañar que las discográficas inglesas les premiaran con tan distinguido premio.

Con «Holy Fire» (Transgressive Records 2013), su tercer disco, Foals han dado un salto muy remarcable, incluso sorprendente. Han pasado de ser un grupo de referencia para algunos, a acaparar editoriales y  titulares por todo el planeta, de merecer la atención de un público fiel pero no numeroso, al menos en nuestro país, donde todo siempre va con demora, a triplicar o más su número de adeptos,sobretodo en lo que a un público adolescente se refiere, totalmente enloquecido con las maneras del líder Yannis Philippakis. Éste, salvaje y enérgico, y con un salto suicida de varios metros desde una de las estancias del Razzmatazz nunca antes visto, simbolizan la nueva dirección del grupo: sonidos de trazo grueso, apabullante puesta en escena, y desarrollos sonoros caóticos y ruidosos, muy lejos de sus grabaciones. A mi entender, se gana en efervescencia y tensión sonora, a pesar de algunos crescendosimpostados, pero se pierde en sutilidad y poética musical.

Sin título-1bEn la actualidad, a conciencia, o refuerzas tu sonido a base de riffs imponentes, bases rítmicas enfurecidas y actitudes de líderes desbocados, o te quedas en un segundo plano sin realmente trascender. El set se inició majestuosamente con “Prelude” al que le siguieron hits como “Total Life Forever” y una feroz “Olympic Airways”. El tema “Providence” sonó mucho más acelerada y “Spanish Sahara” sentenció la premisa: convertir en furia incluso el tema más evocador de la banda. Y antes de los bises, con el hit “Inhaler” en todo su esplendor, una versión alargadísima de uno de sus mejores temas, un “Electric Bloom” inspirador y realmente cautivador.

Definitivamente, es el nuevo camino, o al menos en directo, de estos Foals excesivamente efectistas pero absolutamente disfrutables.

Òscar Blanch.

Fotografías Meritxell Rosell.

Share

Tags:

 

About the author

More posts by

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment