Sonorama Aranda «el sueño de unas noches de verano»

Llevo dos días intentando ordenar ideas, sentimientos y emociones, muchas emociones (y recuperar mi maltrecho cuerpo..) de lo que han sido estos últimos días en el Sonorama Ribera. La crónica de un Sonorama creo que ya no puede estar basada sólo en la música, que también (faltaría…), si lo has vivido intensamente por cualquiera de sus plazas desde la hora del vermut hasta el amanecer, si has bailado, reído, bebido y abrazado a conocidos, viejos y nuevos, porque en Aranda siempre habrán nuevos.

El Sonorama es desde hace tiempo el mejor festival español de largo sin necesidad de colocar en su cartel a grandes nombres internacionales y aún repitiendo los nombres del abc del indie nacional. Y lo es porque han sabido crear una atmosfera genial, fraternal y muy difícil de conseguir que año tras año te obliga a tragar saliba a cada recuerdo. El Sonorama lo hace la gente que va, que vamos, desde cualquier punto de España; Teruel, Madrid, Soria, Barcelona, Donosti, La Coruña, Almería y así hasta citar todas las provincias españolas y los propios músicos que matan por estar y se mezclan, se mimetizan entre todos y cada uno de los conciertos y personas asistentes. Javier Ajenjo y los suyos ponen cada año el cariño en su trabajo y los medios adecuados, y el público los utiliza y optimiza de manera sobresaliente.

Supersubmarina, Plaza del Trigo

Supersubmarina, Plaza del Trigo

El Sonorama tiene el poder también de hacer que te gusten todos los grupos sea en la plaza que sea, o el escenario que sea, y quitar prejuicios musicales y estilísticos a muchos. Citaremos algunos por días, que nadie se enfade, los que faltan también lo bordaron!!

El jueves en la bendita plaza del Trigo Pasajero se salieron con aparición incluida de Javier de Havalina y Jorge de Vetusta, a la misma hora Los Zigarros hacían lo propio subidos en el Red Bull, “qué cañeros” comentaban unos amigos arandinos. Llegados al recinto disfutamos mucho del sonido en directo de Luis Brea y su clónica banda. Después nos gustó la puesta en escena de Los Evangelistas y el chorro de voz de Soleá Morente, concierto del que oímos más de una crítica. A Jaime Urutia lo vimos bastante fondón pero sus hits de siempre fueron coreados por todas las edades, en ese sentido y como era de esperar Loquillo le pasó la mano por la cara y conquistó el territorio Indie a fuerza de hits roqueros como en los buenos tiempos con unos “Amigos” Chinarro y Ramón Rodríguez (gran concierto el suyo el sábado) muy desdibujados al lado del señor Sanz. Antes del Loco pudimos ver en el “escenario principal” a uno de los cabezas de cartel Belle & Sebastian, flojitos en general a nuestro juicio pero participativos como últimamente subiendo a escena a unas emocionadas fans. El colofón del jueves fue de lo mejor con Triángulo de Amor Bizarro, los gallegos tienen un directo impactante de lo mejorcito de la escena con el tope que ellos quieran ponerse, perfectas las nuevas canciones en vivo, Mendetz, Eme Dj debutando con banda y con nota y el final de fiesta en una carpa hasta los topes con Man Pop & Güendi Dj´s.

 

Belle & Sebastian

Belle & Sebastian

El viernes nos deparaba una grata sorpresa en la Plaza del Trigo, y suerte que fue sorpresa porque la actuación de Supersubmarina si hubiera sido anunciada hubiera acabado cual show de Steve Aoki, no cabía ni Dios y bajo un sol y un sudor de justicia los de Baeza hicieron cantar a los suyos y a los que no lo son tanto incluyendo versionacas de Mando Diao y Franz Ferdinand, todo ello bajo la atenta mirada de un Ajenjo feliz. Como todos los días, la fiesta continuaba en la Plaza del Rollo, toda persona tendría que pasar una vez en su vida por esa plaza, bailar y mojarse a ritmo del Dj que sea y pinchando lo que sea, el buen rollo en esa plaza nunca se acaba.

Llegados al recinto hicimos nuestro primer León Benavente, descubrimos a The Corner, creo que me gustarán en disco y bailamos con Delafé y Las Flores Azules alguna canción. En la carpa Futurestars descubrimos a unos gran Perro y nos contaron la habitual solvencia y energía rockera de Cápsula. A Travis confesamos que bien poco los vimos, Lori Meyers continúa con su show de siempre y disfrutamos con Dorian sus temas nuevos (para algunos ya no tan festivaleros) y los de siempre. La noche volvía a acabar en la carpa con unas Despechadas Pinchadiscos y sus temas “castizos” que ya se merecían actuar en el recinto.

El sábado estaba marcado con grandes actuaciones en el centro de Aranda, vimos por primera vez a Angel Stanich, todo lo que se cuenta de él (y el resto, su banda son los mismísimos Arizona Baby) es verdad, estamos ante una promesa cercana a una gran realidad. Nos fuimos corriendo Trigo abajo para llegar a la Plaza de la Sal donde empezaba en el Red Bull Bus el siempre efectivo y sorprendente para los primerizos, directo de La Doble Fila, su rock’n roll de corte sureño con las letras “rapeadas” por Pablo, aka Teko, les hacen ganarse los parabienes allá donde van. De vuelta a la plaza por excelencia Izal ofrecía uno de los conciertos más aplaudidos de esta edición, próxima vez escenario principal sin duda como hicieron los barceloneses Stay que debutaban en escenario grande después de petarlo hacer dos años en la plaza. Xoel López estuvo perfecto como siempre, pero corrimos hacia la Futurestars para ver el directazo que se marcaron Trajano!, un cuarteto del que oiremos hablar, más, con un live que creo debe estar entre los tops del festival de este año. A partir de aquí grandes Pony Bravo, Standstill, New Raemon. Y Supersubmarina a lo suyo, un grupo criticado por la parte más moderna pero que van humildemente a la suya convirtiéndose allá donde van en cabezas de cartel por la asistencia que arrastran.

Hay muchos festivales repartidos por nuestra geografía, buenos y muchos también acogedores, pero pocos, muy pocos a la altura emotiva y vital del Sonorama Ribera de Aranda de Duero. La gente ya está deseando volver a reecontrar a los conocidos, viejos y nuevos y a experimentar la felicidad de esos cuatro días marcados en rojo en nuestro calendario, independientemente del cartel, porque como dice la acertada coletilla promocional “La vida es eso que pasa entre Sonorama y Sonorama”.

Álbum de fotos aquí.

Fotografías por Alejandro del Estal

Share

Tags:

 

About the author

More posts by

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment