Ojeando Festival (segunda jornada)

Si estuviste en la segunda jornada del Ojeando Festival 2013 ya sabrás lo que se vivió allí, si no, prepárate para leer una crónica con el mejor jugo de 5 bandas y un Dj….¿sorpresa?

Ivan Ferreiro8Ya os avisábamos en la previa de que el pueblo con encanto de casas blancas, Ojén, se convertiría, otro año más y para reafirmarse, en el centro musical indiscutible de la Andalucía meridional. El pequeño-gran festival se ha hecho un hueco en nuestras agendas y consigue concentrar en escasos metros a los más variopintos grupos nacionales de renombre sin dudar tampoco en ofrecer su espacio a los que en pocos años también ocuparán el Escenario Patio.

FILA INDIA

La noche prendía  mecha en manos y pedales de unos viejos conocidos, los malagueños Fila India que han sorprendido a medios locales (Diario Sur, La Opinión de Málaga) y nacionales (Mondosonoro) y sobre todo a su público, eso sí un poco más maduro, con la vuelta a los escenarios. Tras pasar por la máquina del tiempo y la experiencia dejaban atrás esos maravillosos años 90 y los motivos que les hicieron perder el contacto con el escenario. Renovarse o morir, su power pop, ese que tanto le consagramos, sigue igual de fresco y gamberro. Lo que ha cambiado ha sido el contexto. Como decían en declaraciones a los medios “ahora hay hueco para todos”. Nuevas caras, como la de el bajista y también coros Miguel Rueda, con más ganas y control sobre la situación iban a demostrar como la voluntad y ganas de disfrutarde 5 músicos era más potente que el paso del tiempo.

Fila India1«Hola a todos muchas gracias por estar aquí” decía el vocalista y guitarrista Juampa Claro. «El Niño niñato» abría el concierto con toda la adrenalina que ello conllevaba, sabíamos que este tema tendría gran protagonismo a lo largo del concierto y así sería. La juventud de los 90 se levantaba al escuchar este himno y daba una clase de vitalidad a esas primeras filas que esperaban a ver a sus ansiados grupos revoltosos de masas.

La despedida llegaba antes de tiempo, “Vamos a saltar todo el mundo creo ¿no? Se han vendido todos los abonos y si nosotros hemos aportado…» Juampa se ponía su fiel gorro de paja y hablaba en nombre del grupo al dirigirse al público. “Tenemos nuevo disco y los vamos a tocar para que los vayáis conociendo”. Hacían sonar «El Mago» y «Fácil«. Estábamos de cumpleaños ya que, el también guitarrista, Álvaro Herrera cumplía nada más y nada menos que 35 años.

Fila India2Nos ha tocado abrir y estamos súper contentos, muchas gracias al Ojeando.Tenemos una canción que se llama Verano”…»Vamos a tocar un tema nuevo para bailar, que ya es la hora de bailar. Venimos con nuevo disco «El rayo de Gerry Lopez«. «Escuchadlo bajároslo o haced lo que queráis”. «La hora del baile» y «Parafina» eran los dos temas que sonaban antes del rompepistas que les trajo más de una alegría en sus comienzos ,»Yo tenía un novio que tocaba en un conjunto beat» de Rubi y los Casinos, que unían al final con el «Allright» de Supergrass.

 

NAPOLEÓN SOLO

Avisaban de que venían con poquito tiempo para desenfundar guitarras encima del escenario y aun así tuvieron un principio demasiado lento. No decimos aburrido, pero la primera parte del concierto sólo pudo ser disfrutada por los fans de la banda. Tirando de su segundo álbum, «Chica Disco«, no conseguían arrancar el vuelo hacia sus ritmos fuertes. Comenzaron con «Adiós» y el setlist fue tal que así «Si el mundo no se acaba«, «De Noche«, «El Intercambio«, «Desastre Nº1«, «No tiene sentido«, «Perdiendo el tiempo«. Con su inconfundible habla el vocalista nos decía “Ojo al dato de todo lo que ocurra que ya lleváis mucho detrás. Vamos a tocar una que siempre tocamos al final, pero hoy tenemos que irnos muy rápido”. Sacaron brillo a los teclados y sintes y hacían sonar bien alto «Tiene que acabar«, «Ramira» y presentaban a la banda uno por uno, además daba las gracias a la organización del Ojeando Festival por permitir que los familiares de los miembros de la banda pudieran compartir con ellos el espacio de descanso y preparación.

Napoleon Solo8La líder femenina del grupo, «Lolailo Carmona«, venía acompañada de una decena de globos de colores que salieron del foso e inundaron el cielo y al público. Un casi final de acto «¡Ojeando, ojo al dato! Vamos a dar un salto en el tiempo, como si fuera la primera canción” y «Antes de que ocurriera» ponía el silencio encima del escenario.

 

IVÁN FERREIRO

Ferreiro venía con lo que se presentaba el concierto más largo del festival y como el gran cabeza de cartel. Él nunca defrauda, pero algunas veces satisface más que otras. Tras el sonido intro made in Hollywood salían Iván Ferreiro y su banda. Brindaba su vaso al público y nos decía «Toda la verdad«. Cierto es que la actitud de Iván Ferreiro en los conciertos ha cambiado con el paso de los años, ahora en las tablas es un ser más sociable, o menos atormentado. «Me toca tirar» sonaba después de ver como se mueve eclécticamente, movimientos que en mi cabeza no dejaban de ser a lo Raphael, movimientos que me encantan, dicho sea de paso. Mostrando la asimetría y cuasifragilidad. El piano le daba problemas pero aun así tocaba «Paraísos Perdidos» y se entregaba con pasión envenenada a las teclas Tengo una certeza de que nunca el Ojeando nos trató mejor”.

Ivan Ferreiro5“Vamos a tocar una canción que pertenece a un grupo de tres canciones que se llaman La Zona Sucia. Nosotros que somos un grupo muy alegre, súper optimista, hemos elegido las 3 más alegres para vosotros”. «Ciudadano A«. Se esforzaba por tocar el piano incluso sin pedal para poder regalar «Extrema Pobreza«. «Farenheit 451» sonaba antes de que el mismo Iván pidiera permiso para tocar un tema nuevo e inédito, «Jet lag» y «Tristeza» eran tocadas una dentro de la otra formando una historia cunado menos, curiosa. Estabamos en el ecuador.

Vamos a hablar del tiempo, Ferreiro no se esperaba el fresco de las noches de la sierra “Hace más frió que en Galicia. Las cosas están siempre mal repartidas”. Presentaba a la banda, entre ellos a Amaro Ferreiro, muy aclamado a lo largo de todo el concierto. «El viaje de Chihiro«, «Mi furia Paranoica«. “El piano no va, pero aun así voy a tocar un tema solo con el piano. Espero que me ayudéis”. «Promesas que no valen nada«, el hit por excelencia de Los Piratas y el momento más álgido de todo el concierto donde hasta el que estaba de paso gritaba el estribillo personalista. El final de la canción acabó con los habituales estribillos multitudinariamente cantados de «Insurrección«, de El Último de la Fila.

Ivan Ferreiro7«Años 80«, «NYC«, «Santadrenalina» y una versión de «Diecinueve» de Maga, «Los Días Azules«, «El Equilibrio es Imposible«. El piano funciona en la última canción «¡de puta madre!Ha sido todo un placer. Muchas gracias a todos por esta alegría”. Se despedía con «Mi Coco«.

 

JERO ROMERO

Alguna camiseta de los Sunday Drivers rondaba por allí y es que Jero Romero con su nueva faceta de cantautor puro y duro, pero con banda, iba a plantarse en el escenario. Engalanado con su poblada banda salía del backstage para tocar «Túmbate» con palillos y contrabajo. “Muchas gracias, buenas noches a todos. Somos Jero Romero y es todo un lujo tocar aquí hoy. Gracias por estar aquí todavía. A ver si os gusta el concierto que es, básicamente, nuestro disco”. «Las leves» sonaba a golpe de zapato y con un coro a 4 voces que hacían todos los miembros del grupo. Cargados de cuerdas y ganas, las voces de los 4 componentes sonaban limpias y al unísono haciendo que el grupo brillara en directo tanto como en el sonido álbum.

Jero Romero3Te gusto yo, no me lo demuestras. “Hoy es un día triste para el grupo, somos un grupo desmenbrado ya que nos falta uno. Uno muy viril que está malito.  Aparte de enviarle un Whatsapp, le vamos a dedicar esta canción”, canción a la que llaman «Todos los columpios al sol«. En ese momento del concierto una espontanea que no sabemos de dónde salió subía al escenario por la parte de de atrás y cogía el micro y aporreaba un tambor para decir Hola. Ya te lo decía yo, Correcto, Cabeza de León y  Devolverte que tocaban haciendo un maxifinal a base de percursión y cuerda que aun siendo formato maxi alargaban más para el deleite del público. Lugar para las versiones promovidas, según decía Jero, por la envidia más insana, «Adelante, Bonaparte» de Standstill. Se iban ya y sonaban «Deshinibida» y «El As«.

 

MISS CAFFEINA

La banda había visitado la capital malagueña pero lo hacían otra vez para poner ese toque fenómeno fan a la noche del sábado. La parte musical de la banda se colocaba y hacían sonar los acordes de «Tormento«, Alberto salió más tarde con su banda de pintura en los ojos y encapuchado con una sudadera oscura. Disfraces y sacaban la pandereta para Capitán. “¿Como estáis? La única ventaja de tocar a esta hora es que estáis muy perjudicados y lo pasáis bien fácilmente. Hemos venido a presentar nuestro disco «De Polvo y Flores»”. No mienten y su Ley de Gravitación Universal. Hasta 16 fueron las canciones que los madrileños tocaron: «Hielo-T«, «Venimos«, «San Francisco«, «Lisboa«, «Mecánica Espiral«…Todo un concierto.

Miss Caffeina2

Y lo mejor no fue para el final ya que la actuación de Eme Dj se canceló sin dar un motivo al público, Disco Mordisco, igual que la noche anterior, salía para dar larga vida con sus platos  a los más nocturnos. Despidamos al Ojeando 2013 y comenzemos a pensar qué sorpresas nos traerá el próximo año, seguro que no defraudan.

Anais Morales.

Fotografías Carolina Santos Ordoñez.

Share

Tags:

 

About the author

More posts by

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment