Richard Hawley un gurú de los escenarios

El pasado viernes 26 de octubre (Apolo, Barcelona) tuvimos el placer de asistrir al concierto de Richard Hawley. Abriendo la noche estuvieron Smoke Fairies, (Katherine Blamire y Jessica Davies), tocando en acústico con sus guitarras en solitario, apenas las había podido escuchar antes de verlas, pero me parecieron de lo más dulces y con una gran calidad, juegos de voces muy melódicos con tintes oscuros, un buen comienzo para lo que nos deparaba la noche.
A las 22:00h apareció la banda al completo para dejarnos perplejos desde el primer momento. Arropado por sus fieles compañeros de banda, Hawley presentó su último trabajo «Standing at the Sky’s Edge«, comenzó con la canción que le da título al mismo, impecable e impoluto en la representación de las canciones dio buena señal de su buena forma en los escenarios. La gente entregada desde el primer momento, muy respetuosa con él y sus temas más delicados como es el caso de «Seek It» en el cual el propio público increpaba a la gente de su alrededor por no estar callados y molestar al oyente más entregado.
Recordando lo vivido, vienen a mi mente momentos como el de  «Down in the Woods» en el que la sala Apolo estaba inmersa en las guitarras reververizadas y la voz de Richard, una voz de lo más característica y profunda, con unas percusiones de lo más increíbles; hacia mucho que no veía un percusionista así, parecía tocar la batería como sí fuera de cristal, una muestra de profesionalidad y disfrute. El bajista se mostró impoluto, en su sitio, sin llamar mucho la atención pero sabiendo saber estar, dando muestra de lo que es acompañar en directo una obra llena de protagonismos para las guitarras, donde el guitarrista dejaba huella de sus cualidades sobre las seis e incluso doce cuerdas, entre él y Richard Hawley nos llegaron a mostrar una docena de modelos diferentes como poco. También hubo momentos en los que nos obsequió con su puro estilo crooner con canciones como “Tonight The Streets Are Ours”, la más que famosa “The Ocean” e incluso para escuchar “Soldier On” logrando un momento muy atmosférico y cálido, para luego volver a su último trabajo con «Leave Your Body Behind You» y “Before”. 

Fueron casi dos horas de recital más que impoluto, valga la redundancia, una de las mejores actuaciones del otoño, consiguió cual poderoso gurú tener al público volcado con él arropándolo con largos momentos de ovaciones y aplausos; una muestra de mutuo agradecimiento. Finalizando la actuación remarcó lo mucho que le gusta nuestro país y que volverá, lo cual será un placer para todos aquellos que lo vimos y para tantos otros que no pudieron.  

Markos González.

Fotografías Meritxell Rosell.

 

Share

Tags:

 

About the author

More posts by

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment